• Laura Betancur Fernández

Inmótica y sus posibilidades

La inmótica es el conjunto de tecnologías aplicadas en aspectos relacionados con la automatización y el control inteligente de edificios.

Busca obtener un ahorro energético, pero también se logran otras ventajas como la seguridad o el control de equipos especiales.

Beneficios de la inmótica

La Inmótica puede controlar la iluminación por medio de sensores de presencia, con programación o dependiendo de la luz natural.

Los olvidos de luces encendidas pueden significar un gasto energético de hasta un 40% más.

También puede controlar la climatización del edificio dependiendo de la temperatura exterior o la incidencia del sol.

Con esta tecnología también se pueden controlar otros aspectos del funcionamiento del edificio:

  • Los ascensores

  • El balance energético

  • El riego de plantas

  • Sensorizar  variables como temperatura y humedad

  • Las alertas

  • El sistema de accesos o de detección de incendios

  • La supervisión de cuadros eléctricos

Inmótica y sostenibilidad

Muchas empresas del sector tienen pendiente el tema de ahorro energético y gracias a la implementación de inmótica se puede solventar este problema.

Con ella es posible ahorrar más del 40% del gasto energético de un inmueble.

Gestión y mantenimiento de edificios

La inmótica no sólo contribuye a objetivos de eficiencia energética, sino que está en la capacidad de gestionar todas las funcionalidades de un edificio.

Gracias a la centralidad y el control, es posible lograr que las labores de mantenimiento sean centralizadas.

Integrar todos los sistemas del edificio bajo una misma estructura facilita la supervisión y mejora la eficiencia de la gestión.

Los principales consumos energéticos en los edificios se encuentran en los sistemas de climatización (59%) y de iluminación (28%). Por ello, los principales esfuerzos para reducir costos deben centrarse en la renovación tecnológica de equipos obsoletos, además debe adoptarse un mecanismo para la gestión de los sistemas de iluminación y se debe supervisar el funcionamiento del resto de sistemas del edificio (audiovisuales, control de accesos, alarmas técnicas etc.).

Pero, sin lugar a dudas, el mayor ahorro de costes en la gestión de los edificios a medio y largo plazo radica en disponer de un plan de mantenimiento adecuado que preserve las prestaciones del edificio durante toda su vida útil. Esto es lo que se denomina gestionar los activos de un edificio basado en el Coste del Ciclo de Vida (CCV).

El CCV comprende los costos totales (recurrentes y no recurrentes) que se incluyen en el diseño, proyecto, construcción, mantenimiento, rehabilitación y, en su caso, demolición a lo largo de la vida del activo. Minimizar el CCV hace que el balance de la gestión del edificio sea óptimo.

Nuestro departamento de tecnología ofrece diversas soluciones que se adaptan a las necesidades inmóticas que tenga cada proyecto.

0 vistas
  • Icono social LinkedIn
  • YouTube
  • Instagram
E-mail: ventas@macontrol.com 

Pbx: (57 4) 444 42 13 
Móvil: 310 466 57 62

Calle 28 N. 56-34 Medellín - Colombia

© 2019 por Metalmecánica y Control S.A.S

Conoce nuestra Declaración de privacidad

Suscríbete a nuestro boletín